El aprovechamiento de las telas, tanto en su longitud como en su amplitud, en aras de disminuir el desperdicio, optimizando la urdimbre y la trama del tejido que al momento de confeccionar la prenda no se pierda el diseño, el estampado o el grabado que se quiera promocionar, como también el tipo de tela, en caso de querer mostrar un acabado especifico en posición transversal, longitudinal, diagonal o de formas irregulares y abstractas.  

Cobra vital importancia el trazado de las mismas, ya que en este un trazado incorrecto, puede generar pérdidas para la empresa ó en caso de utilizarlo, puede enviar un mensaje equivocado al consumidor, y en vez de causar una buena impresión, se pueden quedar en las vitrinas exhibidas las prendas y como consecuencia, venderlas a menor valor, llevarlas a los outlets de promoción.

Para este módulo se apoyo en la norma de competencia N° 290601032   trazar moldes o piezas optimizando la materia prima.  Aunque existen programas asistidos por computador donde ellos le indican al operario según la posición, cuantas prendas pueden salir de determinadas cantidades, es el diseñador el que analiza el tipo de tela, con su acabado, sus quiebres, los hilos en fin, los sistemas en este caso no reemplazan la labor del diseñador en su totalidad, es aquí donde van de la mano la tecnología y el hombre.

En los elementos de competencia que son dos de la norma, el diseñador programa trazos de acuerdo con las ordenes de producción, donde con las políticas de trabajo de la empresa, el operario bajo el acompañamiento del diseñador se ajustan a las directrices, pero son en primera instancia los que llevan el control de la producción manifestando todos los momentos de verdad en el trazo y elaborar el mismo según especificaciones técnicas.