Para construir una prenda, se debe contar  con un sistema de organización lógico, óptimo y eficiente, que garantice que el proceso no generará perdidas, no solo materiales ó económicas si no en tiempo, este es el mejor aliado o peor enemigo de las empresas dedicadas al sector de la confección, ya que los compromisos adquiridos con los clientes, están supeditados a las temporadas, es decir, si un cliente hace un pedido de determinadas prendas para una época de verano a mitad de año, normalmente hace su pedido con dos meses de anticipación, alrededor de los meses abril o mayo, según las cantidades, el confeccionista se programa para las entregas y a su vez establece unos compromisos con los proveedores, tanto de las telas como de los insumos para las prendas tales como el hilo, los botones, los cuellos, los puños, ribetes, entretelas, ojales, cierres y demás accesorios.

Se inicia proceso de moldería femenina en sus moldería básica y su respectivo escalado.